Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena. 15 de septiembre.- ..Hemos colocado, debajo de los toritos de Pucara.. del Perú.. una palomita que trajimos de Japón..  en bronce, y para que suene cuando el viento juguetee con ella.
¿Por aquello de que Perú y Japón se relacionan, espiritual y física e histórica-mente..?
(Poniendo en un aparte a Fujimori) ¿Llegaron de Japón a Perú en barco hace muchos siglos, o fue al revés.. lo cierto es que de Latinoamérica es la comunidad más numerosa en Japón, con la salvedad diferenciada de Brasil, y sobremanera.. que las espiritualidades originarias, en uno y otro país.. se parecen tanto).
Los toritos de Pucara que trajimos del Qosco en Perú representan.. protección, sabiduría, y se relacionan con el agua como elemento vital..
La pajarita de papel.. se sustenta en la creencia de que si haces mil palomitas se te concede un deseo.. y la joven Sadako Sasaki, que aunque tenía 2 años en el momento de la bomba atómica, estaba a más de dos km. del epicentro..
A los 11 enfermó de leucemia.. y en su aburrimiento en el hospital empezó a construir pajaritos de papel.. pero solo llegó a 644… cuando falleció: Su caso provocó simpatías, y en su entierro estaban esas 644.
Y otras diezmil que habían construido muchas niñas y niños.. en poco tiempo, de muchos colores.. y ahora a los visitantes  nos enseñan esa historia y la estatua de Sadako en Hiroshima..   convertida en símbolo de paz, y de des-nuclearización.

La pajarita de la niña de Hiroshima y el torito popular de los tejados de Pucara.. como simbología pertinente para contraponer y rechazar las nuevas guerras diseñadas desde el Pentágono.
Para exigir la eliminación de todas las armas nucleares. Para seguir trabajando por la Soberanía de los Pueblos•