Prensa Indigena Inicio

  • Dis12.jpeg
  • Hiro7b.jpg
  • Movi63.jpg
  • Inah5b.jpg
  • Lapa2.jpg
  • Movi64.jpg
  • Uri5.jpeg
  • Los18-6b.jpg
  • Laspe6c.png
  • Deci5.jpg
  • 75-3c.jpeg
  • Paga3.jpg
  • Ava9.jpg
  • Ame4.png
  • Red6a.jpg
  • Ar12.jpg
  • Mu6.jpg
  • Onu6.jpg
  • Pre8a.jpeg
  • Apo4c.jpg

Resumen Latinoamericano, 4 de julio.- El Ejército desplazó tanques para intentar evitar los lanzamientos de misiles. Israel está desplazando tropas, tanques y personal armado hacia el sur, en dirección al área fronteriza con la Franja de Gaza desde donde se producen los lanzamientos de misiles.
Al menos 18 cohetes y proyectiles de mortero cayeron en Israel en las últimas horas, mientras las sirenas de alerta de "código rojo" no cesaron.
Al menos dos viviendas en Sderot, al noreste de la Franja de Gaza, sufrieron impactos directos. Los residentes dijeron que un cohete penetró directamente y destrozó el dormitorio de una familia, pero la madre y los niños estaban ocultos en una habitación segura.
Los disparos de cohetes desde Gaza seguidos por bombardeos israelíes y los enfrentamientos esporádicos en Cisjordania hacen temer una situación de violencia generalizada en Israel y los territorios palestinos, tras el asesinato de tres estudiantes israelíes y un adolescente palestino.
En Gaza, los servicios de seguridad de Hamas dijeron que 11 personas resultaron heridas, una de gravedad, en 15 ataques aéreos de represalia.
Los enfrentamientos estallaron en Jerusalén Este tras el asesinato de un adolescente palestino, Mohamad Abu Khdeir.
Esta zona fue ocupada por Israel luego de la guerra de junio de 1967, aunque tanto la Asamblea General como el Consejo de Seguridad de la ONU han declarado en varias resoluciones que eran inválidas las medidas adoptadas para modificar el régimen de la ciudad.
Un total de 232 personas resultaron heridas en la violencia de las últimas horas, precisó a la AFP la Cruz Roja palestina.
Seis personas fueron alcanzadas por balas reales, según la misma fuente. Mohamad Abu Khdeir, de 16 años, fue secuestrado en Shuafat, un barrio residencial de Jerusalén este.
Su cuerpo fue encontrado con "marcas de violencia" cerca de un bosque en la parte oeste de la ciudad.
Según los medios, podría tratarse de un acto de venganza tras el descubrimiento del cuerpo de tres estudiantes israelíes secuestrados el 12 de junio cerca de Hebrón, en el sur de Cisjordania ocupada.
El ministro israelí de Seguridad Pública, Yitzhak Aharonovitch, subrayó que se estaban examinando "todas las pistas de investigación" y que el motivo del asesinato no se podía "determinar de momento".
También se registran enfrentamientos en la Cisjordania ocupada, entre otros en Qalandiya, cerca de Ramalá, Beit Fajjar y Belén, donde jóvenes palestinos lanzaron piedras y cócteles Molotov contra las fuerzas de seguridad israelíes.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reunió de nuevo a su gabinete de seguridad, constituido por los principales ministros pero no se ha anunciado ninguna decisión públicamente.
De hecho, apuntan los analistas, el margen de maniobra de Netanyahu se ha reducido considerablemente con el asesinato del joven palestino de Jerusalén este.
Pero esta ausencia de decisión en el nivel más alto y es criticado por ciertos comentaristas, como Nadav Eyal, que deplora un vacío de poder "que provoca una fiebre popular con fines de explotación política".
Como en cada ciclo de violencia con grupos armados de Gaza, número de expertos militares israelíes estiman que es mejor dejar a Hamás en el poder en vez de arriesgarse a ver al grupo reemplazado por organizaciones islamistas mucho más radicales, cada vez más amenazantes en la región.
En Israel, el "campo de la paz" reunió a unos 3.000 simpatizantes el miércoles en Jerusalén. Los llamamientos a la calma se multiplicaron en las últimas horas•