Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 20 de enero de 2021.- Hemos conocido hoy el fallecimiento de Felipe Quispe. Al parecer de “muerte natural”, paro cardíaco, no del virus. Él era candidato, bien situado, a la gobernación de la paz para las elecciones del 7 de marzo.
Estuvo en Asturias en 2003, cuando era diputado. Ha participado de formas diferentes en las rebeliones y movilizaciones contemporáneas de Bolivia, incluso con un grupo guerrillero el EGTKatari, (habiendo “aprendido” antes en la lucha contra las dictaduras militares de Hugo Bánzer y García Meza…
Y un periodo en el FMLN salvadoreño y la URNG guatemalteca), en el que también estaba bajo sus órdenes Álvaro García Linera que fuera vicepresidente de Bolivia hasta el golpe de 2019, o la mexicana Raquel Gutiérrez Aguilar, que escribiera y presentara en Asturias los Ritmos del Pachakuti.
Los tres pagaron por ello 5 años de cárcel, donde el Mallku, el cóndor, estudió y escribió alguno de sus libros.
Le visitamos cuando era responsable del movimiento campesino, y pasamos por su casa en Achacachi en el altiplano, (con el alcalde Eugenio Rojas, también “poncho rojo” como Felipe…
Que fue invitado a una “semana del deporte solidario” por el Ayto de Siero, que intervino en el Pleno municipal, que posteriormente sería senador, presidente del senado y ministro de trabajo, y fallecía el año pasado), en las inmediaciones del inmenso lago Titicaca.
Aunque eran adversario políticos, han sido muy fraternos los mensajes de condolencia de Evo Morales y del actual presidente Lucho Arce.
<>78 años de intensa vida.
Felipe participó en un encuentro indígena en el IES Villanueva de Siero, que fuera presentado por el entonces alcalde JJCorrales, y en otra conferencia en Cambalache.
Decía entonces que era su primera salida a Europa, y meses después sería uno de los principales protagonistas y dirigentes de la movilización “por el gas”, que acabaría con la masacre de decenas de personas a manos del ejército…
Lo que acrecentaría la resistencia y rabia de la población en El Alto y Achacachi y toda Bolivia, y el presidente de entonces, el empresario minero apodado “el gringo” Sánchez de Losada acabaría huyendo a EEUU donde todavía sigue protegido, pese a la condena que tiene en Bolivia.
Asumía por pocos meses la presidencia el entonces vicepresidente Carlos Mesa, con el cual Felipe Quispe tendría directas polémicas públicas, hasta que también renunció, convocando las elecciones en que resultaría electo con mucho apoyo popular Evo Morales.
En realidad quien tenía previsto venir a Siero y Asturias en 2003 era el propio Evo Morales, a la sazón diputado como Felipe, por dos formaciones y planteamientos programáticos diferentes…
En una propuesta de conciliación que gestionó directamente García Linera, por entonces activista social prestigioso y docente universitario.
No pudo o cambió de idea Evo, y en su lugar llegó por su formación política José Bailaba Parapaino, diputado por las “tierras bajas”, que es como allí dicen a la Amazonía.
Felipe siguió estudiando de veterano hasta tener título de historiador, tiene varios libros publicados, y llegó a organizar y entrenar un equipo de fútbol puramente aimara y quechua, el club deportivo Pachakuti, que compitió en la liga de Primera B.
Felipe Quispe ha sido uno de los líderes más importantes y persistentes en denunciar el sistema racista, colonial y clasista que vive Bolivia. Su liderazgo e influencia son muy grandes e inspiradores en todo el continente.
Jallalla Felipe. Jallalla Mallku.<>