Recibido de Javier Arjona, <Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.>, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 24 de septiembre de 2020.- Desde COESPE apoyamos la movilización. 26 de septiembre a las 12, ante el parlamento astur. Desde hace años las y los pensionistas venimos denunciando la privatización de las residencias públicas, poniendo por delante el negocio antes que la calidad…
Del servicio y las condiciones laborales de las y los trabajadores y como consecuencia de ello, la precarización que sufren todas las residencias del estado.
La pandemia ha demostrado de manera descarnada la situación límite en que se encontraban todas ellas, las y los residentes en muchas de ellas han sufrido desnutrición, deshidratación y falta de higiene, claro ejemplo de desatención y mal tratamiento.
Abandonadas por las administraciones públicas y con faltas de recursos, reduciendo servicios y personal, alimentación de pésima calidad, y falta de material necesario para abordar la pandemia…
Se han convertido en centros de negocio donde las personas residentes sufren deterioro físico y cognitivo y durante la pandemia se han convertido en centros de muertes en soledad.
Exigimos responsabilidades y justicia para las personas mayores y con diversidad funcional que han fallecido en las residencias en condiciones indignas ya que no fueron derivadas a hospitales ni recibieron la atención medica que necesitaban.
Por eso estamos nos juntamos porque la ciudadanía exige un trato digno y respeto por los derechos constitucionales de las personas residentes, como así mismo para las personas cuidadoras…
Donde se reconozca la profesionalidad y formación de las mismas, que se controle por parte de las administraciones el cumplimiento de los pliegos de condiciones y de los acuerdos marco.
Exigimos un modelo de residencias adecuadas al siglo XXI donde la atención esté centrada en las personas, tanto para residentes mayores como con diversidad funcional, y que puedan vivir en ellas con la dignidad y derechos que todo ser humano tiene y se merece.
¡Gobierne quien gobierne los derechos se defienden!<>