España: Danza de la vida. Tiraña en la Memoria

Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 30 de septiembre de 2018.- Danza de la vida, ayer en Avilés. La Caracola Iniciativas Sociales volvía a hacerlo: con novedades y nuevos aportes artísticos llenaba la Casa de Cultura de Avilés, ayer sábado, mismo día en que en el territorio cántabro de Limpias se reconocían y memorializaban 74 cuerpos de milicianos en un acto de alianza con participación de los gobiernos cántabro, astur y vasco.
En Avilés se bailó por los 13 de Tiraña, matanza ocurrida en territorio naloniano un año después que la de Limpias, cuando en Asturias la guerra supuestamente ya había terminado, pero no.
Y las emociones se desbordaron, alguna eurodiputada lloró, lo mismo que varias latinoamericanas, que habían sido invitadas al Encuentro de participación-educación popular en cuya clausura se enmarcaba la representación, con un toque mayor de protagonismos infantiles en la danza fuerte:
Hermosas músicas, versiones de canciones populares, para ser danzadas con el aliento juvenil, y enlazadas con las palabras, los reconocimientos mutuos, el tortuoso camino del silencio impuesto a los familiares de 13 víctimas mortales del franquismo.
Cuando la represión alcanzaba de lleno a toda la cuenca minera, y ese 21 de abril del 38 al valle del río Tiraña, que tributa al río Nalón. 13 rosas, trece flores, volvieron a subir al escenario en su recuerdo perenne.
Y sus nombres de nuevo pronunciados quebrando el anonimato y silencio brutal a que obligó el fascismo local, con cuyos autores materiales, los victimarios, tuvieron que convivir las victimizadas familias en oprobioso tiempo de maldad, aún no superada, porque la Justicia se ha quedado en el camino.
La directora de la obra, Candela Guerrero, es bisnieta de uno de los asesinados, y desde pequeña ha estado recibiendo las influencias del crimen sin castigo, participando en los aniversarios de memoria, cuando se han podido realizar y colocar en digno lugar a la "fosa común" de Tiraña.
En homenaje Avilés recibía esta danza de la vida. Un aporte colectivo a la Verdad, apelando a la Justicia, efectuando por su cuenta una inmensa Reparación moral, comunitaria, socializada con amigas, con familias, con grupos políticos.

Con la sociedad a la que la desmemoria se le impone desde el poder inmenso que aún conservan los nietos franquistas que controlan esferas centrales de poder; Tiraña en la Memoria nos propone la oportunidad de conocer para No Repetir, para un Nunca Más.
A la salida, la venta del libro testimonio que completa la danza: Mi infancia en el franquismo, editado por Cambalache. La historia que Enesida García Suárez se atrevió a relatar 40 años después del crimen de sus padres y de su hermana. En Tiraña, concejo de Laviana, cuenca minera del Nalón.
“30 alumnas, una fosa común y un pasado por investigar.”
https://www.facebook.com/ESCDLaCaracola/videos/470339846812423/?t=22 <>

 

 


En Avilés se bailó por los 13 de Tiraña, matanza ocurrida en territorio naloniano un año después que la de Limpias, cuando en Asturias la guerra supuestamente ya había terminado, pero no.
Y las emociones se desbordaron, alguna eurodiputada lloró, lo mismo que varias latinoamericanas, que habían sido invitadas al Encuentro de participación-educación popular en cuya clausura se enmarcaba la representación, con un toque mayor de protagonismos infantiles en la danza fuerte:
Hermosas músicas, versiones de canciones populares, para ser danzadas con el aliento juvenil, y enlazadas con las palabras, los reconocimientos mutuos, el tortuoso camino del silencio impuesto a los familiares de 13 víctimas mortales del franquismo.
Cuando la represión alcanzaba de lleno a toda la cuenca minera, y ese 21 de abril del 38 al valle del río Tiraña, que tributa al río Nalón. 13 rosas, trece flores, volvieron a subir al escenario en su recuerdo perenne.
Y sus nombres de nuevo pronunciados quebrando el anonimato y silencio brutal a que obligó el fascismo local, con cuyos autores materiales, los victimarios, tuvieron que convivir las victimizadas familias en oprobioso tiempo de maldad, aún no superada, porque la Justicia se ha quedado en el camino.
La directora de la obra, Candela Guerrero, es bisnieta de uno de los asesinados, y desde pequeña ha estado recibiendo las influencias del crimen sin castigo, participando en los aniversarios de memoria, cuando se han podido realizar y colocar en digno lugar a la "fosa común" de Tiraña.
En homenaje Avilés recibía esta danza de la vida. Un aporte colectivo a la Verdad, apelando a la Justicia, efectuando por su cuenta una inmensa Reparación moral, comunitaria, socializada con amigas, con familias, con grupos políticos.
Con la sociedad a la que la desmemoria se le impone desde el poder inmenso que aún conservan los nietos franquistas que controlan esferas centrales de poder; Tiraña en la Memoria nos propone la oportunidad de conocer para No Repetir, para un Nunca Más.
A la salida, la venta del libro testimonio que completa la danza: Mi infancia en el franquismo, editado por Cambalache. La historia que Enesida García Suárez se atrevió a relatar 40 años después del crimen de sus padres y de su hermana. En Tiraña, concejo de Laviana, cuenca minera del Nalón.
“30 alumnas, una fosa común y un pasado por investigar.”
https://www.facebook.com/ESCDLaCaracola/videos/470339846812423/?t=22 <>

 

 

Joomla template by Joomlashine.com