Artículos

Mundo: El destino oscuro

(Por José Diez)

Recibido por una gentileza del autor, 6 de diciembre.- Nada les satisface, nadie les impide, ni nada aplaca su ambición; a pesar del deterioro del planeta que han intoxicado sus grandiosos conocimientos.
La prodigiosa riqueza que prevaleció durante años sobre esta esfera terráquea que habitamos, la sigan cocinando en el asador de los negocios imparables.
La humanidad ha quedado reducida a los pareceres grotescos e infantiles de la política destrucción, a las dolencias sociales criminalizadas por los jefes de Estado y a las precarias economías de grandes y chicos que ahora se estrellan unas con otras, para sobrevivir a las rupturas industriales del petróleo, fuente poderosa del siglo XX, en ganancia y producción continua.
La Política del garrote y del ajuste de cuentas, no es más que un juego indecente de mercancías y de empresarios succionando capitales a medio mundo, que satisfaga los caprichos del Occidente avariento y demencial.
El espionaje psicológico ha funcionado con cierta mala intención durante la guerra fría y comercial de los estados capitalistas. Cosecharon miseria en todas partes, donde no se han cumplido los ideales de bienestar para el resto del mundo.
Países visitados por la crueldad y la violencia, la hambruna y la desesperación popular en países como India o Paquistán, Sudán o Nigeria, Bangladesh o Rwanda, Colombia o Eritrea, México o Afganistán, etc. donde el rostro de la tecnología marcó su desprecio hacia el género humano, ha quedado bien claro.
Contemplo las luces resbaladizas del Universo como la última opción que nos queda ante el último aliento de la sobrevivencia mundial.
Qué piedras nos traerá ese río de hipocresías conyugales en la ONU, la OEA, el Tribunal de la Haya, el Parlamento de Bruselas, los idiotas blasfemos de la OTAN; cuando está surgiendo el descontento al tan omnipresente orden mundial.
Cuántas estrellas peligrosas nos caerán del cielo.
Que rían los decrépitos y sordomudos frente a la realidad que nos asesina. Que lo celebren los verdugos y miserables del Castillo de Windsor, los hipo escleróticos, que se la pasen bien.
La gigantesca corrupción es una industria ilimitada.
Ayer, en Algeciras, España; decomisaron 5.7 toneladas de cocaína procedente de Medellín, cuna de la antigua mafia de la DEA y Salvatore Mancuso.
Debido a la crisis económica, a los conflictos territoriales de Cataluña, a los atentados terroristas, a las mafias empresariales y a los mafiosos del Estado gobernante.
Donde Soraya de Santamaría crea nuevos entuertos con sus discursos USB copiado y re copiado en el disco duro que diseña el PP para que la corrupción navegue en los subterráneos del Congreso, donde se ven las caras los líderes nacionales.
Las armaduras cervantinas suenan estrepitosas hasta las inquietas aguas del Caribe colombiano, donde el almirante y contralmirante Santos Colón y Álvaro Uribe, ejecutan la salida de este peligroso combustible de Clorhidrato o pasta básica de cocaína, hacia las tierras del pendejo COLÓN y del pelotudo MAGALLANES.
Este extraño fenómeno político que produce el proceso químico de la droga, se mantiene como un excelente gato encerrado para la prensa internacional.
¿Qué hay entre las aduanas conspiradoras, los ministe-rios de interior y la policía “antidroga” de la Comunidad Europea?
Pues, hay cientos de millones de euros que deben costear los gastos públicos para la supervivencia. Y si adulteran la droga se triplican los precios, y de hecho, jueces, políticos y militares; con leyes, represión y charlatanería se mantendrán fieles a sus puestos.
¿Acaso no actúan los gobiernos de México, Perú, Honduras, Colombia, igual que los carteles de la droga con el crimen organizado? No hay ninguna diferencia.
Los fondos bancarios se están deshidratando por los flujos migratorios procedentes del mundo árabe y del cuerno africano. Las empresas se declaran empresas no gratas y quiebran.
Las hipotecas han engañado a la conciencia de los ciudadanos de buena fe. Los gangster acreditados en el gobierno buscan la continuidad de sus mandatos. Un buen gobernante no puede estar más de cinco años ha pedido de los mafiosos de la CASA BLANCA.
Por qué los mentecatos latinoamericanos no quieren entender que la economía NAZI norteamericana están dispuestos a chuparles la sangre, a comprar sus órganos y a destruir la gran felicidad continental.
Quieren aceptar lo que le imponen, una condición de rata.
La enajenación del inglés en los medios turísticos, agencias de transporte, oficinas de viaje e instituciones culturales nos refleja la sublime dependencia a la que está sometida. ¡Que viva el Perú! La peor alienación popular.
Pueblos que no saben ni conocen las leyes de la constitución dan oportunidades a las alimañas escondidas en las instituciones públicas para impedirles sus derechos.
Esto terminaría de una vez teniendo buenos gobernantes, buenos jueces, profesionales justos y militares honestos al servicio de la patria y no de la plata; que para todos hay.
A estas alturas no podemos aferrarnos a la petición asquerosa de seguir siendo colonia norteamericana y títeres de su política. No más.
Tres cosas están matando de a poco a nuestros pueblos: las enfermedades por contaminación minera y alimenticia en las ciudades populosas. La precaria economía salarial de cualquier trabajador público.
Y la represión militar que mantiene el Estado hacia el enemigo nacional que es nada menos que la DEMOCRACIA DEL PUEBLO.<>

 

Joomla template by Joomlashine.com