Artículos

Perú: Inkarry vuelve por Puno

Recibido de Régulo Villarreal, 6 de diciembre.– Desde las espumas del legendario lago Titi Caca, como pétalos formados de ilusión, pasión y conocimiento con responsabilidad, surgió la dualidad  creadora-forjadora del Estado Confederado de los Incas, El Tawantinsuyu: Manco Capac (Jefe-con-poder) y Mama Ocllo (Madre-protectora).
Como fuerzas del amor o complementariedad de los opuestos para el tormento de la trascendencia cultural que  trazó las líneas solidarias en Ayllus, cuyas huellas de grandeza, borroneadas con sangre y cruces por españoles y .sus descendientes obsecuentes a poderes extranjeros desde Lima, aun se mantienen como semilla y gleba, en las comunidades amazónicas y andinas, como reserva moral del Perú.
Desde 1532, el Perú espera la vuelta de Inkarrí como proyecto político-económico, basado en las experiencias de justicia social, practicada por los Incas, pero no, resurrección de Incas.
E Inkarrí empieza a anunciar su retorno político desde las espumas del Lago Titicaca, en Puno, como proyecto de Dignidad Nacional, con Aduviri, y su democracia directa, recuperando organizaciones solidarias dejadas por Manco Capac y Mama Ocllo, para plantarles cara a la mineras y sus cánones corruptores.
¡Ay Sr. De la Soledad de Huaraz, evidencia veraz de la solemne fe de los humildes ancashinos!
Si Ancash (Morada de Aguilas) convertida en guarida de ratas, se volviera Ilave, y que los curacas de la infamia, que luchan por ocupar el puesto del capo de la mafia, ahora en la cárcel, tuvieran algo de Walter Aduviri, defendiendo Ancash para los ancashinos y no sólo para inversionistas extranjeros y sus dólares corruptores. ¡otro gallo cantaría!
El Perú fue, es y será siempre, un país minero. Lo que se busca es que las minas sean administradas entre las comunidades y las mineras; y los beneficios, sean para ambos socios: Comunidades, por ser dueñas de los recursos naturales y la mano de obra; y, las mineras, por su capital.
Y no  como ahora , todas las ganancias sólo para las mineras  y sus áulicos que actúan contra los intereses del país. El capital (dinero), sin recursos naturales y sin mano de abra barata (como lo que les brinda el Perú a las mineras) no mueven nada.
Donde amasan Yanacocha, Antamin, etc sus millones de dólares,  en sus países ricos, sin recursos naturales y sin mano de obra barata, o, en el Perú, con Recursos naturales, mano de obra y leyes baratas?
Los recursos naturales pueden mantenerse inalterables, sanas, alimentando animales sanos, produciendo productos sanos, promoviendo el turismo como intercambio cultural y fortalecimiento de la fraternidad de pueblos.
La defensa de las Comunidades andinas y amazónicas, es la defensa de la justicia social y del medio ambiente. Exigir a las mineras el respeto y cuidado del  agua que beben, hombres, animales y plantas, no es ser “anti minero”, .ni ser obsecuente de las mineras ayudando a destruir los recursos del país y envenenar sus escasos recursos hídricos, es ayudar “desarrollar” el país.
Inkarrí en Puno, como  alianza natural de Quechuas y Aymaras, empieza a retozar la rúbrica anónima de su generosidad como organización liberadora. Inkarrí es la sombra del compromiso como aliento épico de peruanidad, despertando conciencias con soplos de reciprocidad, exigiendo servicios al país, por lo que el país da, como protección e identidad.
Sólo Inkarrí, mimetizado en conductas de dirigentes responsables, que entiendan el Perú como tejido de la Diversidad en la Unidad y la Unidad de la Diversidad de comunidades de intereses, podrá revertir las fichas numeradas de las desventuras, de quienes perdieron sus nidos.
Pero conservaron las ramas de las culturas forjadas en miles de años, como balsas de totoras meciéndose sobre las olas del eterno Lago Titicaca, esperando nuevos vientos que los conduzcan a nuevos imperios de justicia social, como derecho humano, y, no como caridad de ladrones y verdugos a sus victimas.
Con Inkarrí, mimetizado en las conductas de dirigentes con responsabilidad nacional, se pueden acortar las distancias metalúrgicas de la pobreza temblorosa, pendiendo como sogas suicidas de “decencia” peruana.
Respetando a delincuentes legalizados por constituciones de principios que son fines del robo legal, con banderas desplegadas de desde el pérfido palacio “virreynal” de Lima, abanicado por los berridos floridos del marchitado parlamento, como flatulencias de “Lima la Horrible”.
Con Inkarrí mimetizado en dirigentes con responsabilidad nacional y no con “nacionalistas” made in Chile, desde Puno, derrotando a representantes de capitales extranjeros que hacen más sanguinarios a los imperios del mal, todo el herido temblor de los reclamos, vencerá  a la errada decencia con diplomados en los dogmas de las vivezas.
De esas risitas criollas de doble filo, “nacionalistas” con banderas negras de piratas, adornadas con las tibias de millones de peruanos con su nacionalidad mordida por la infamia republicana de capital extranjero..
Y empiezan a temblar los privilegiados, esos que deliran lustres de derechos sin la majestad del encabezado de la hombría.
Los bramidos de las bestias desde los  pozos colonialistas, nunca serán tributos de cóndores como saludo de sol a la libertad y justicia social que empieza a retozar de las espumas del Lago Titicaca, lugar de donde surgió el Estado Confederado de los Incas.
Con sus tres leyes morales, suficientes para implantar el imperio de la justicia social en cualquier sociedad civilizada: Ama Q’ella- No ser perezoso; Ama Llulla – No mentir, Ama Suwa – No robar.
Ancash saluda a  la emergencia de Inkarrí en Puno, que, luego de más de 500 años de barbarie y desprecio de los colonizados- colonizadores, a los descendientes de Manco Capac y Mama Ocllo, se enfrenta con clara risa andina a los representantes de la “risita de Lima” execrada por Vallejo y otros como él, peruanos dignos, voces del Perú Universal.
Sí. La vuelta de Inkarry es la recuperación de la conciencia de Nacionalidad,  para defender la Dignidad Nacional.
Régulo Villarreal Dolores•
Joomla template by Joomlashine.com