Palestina: Día de l@s Pres@s palestin@s

Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena. 16 de abril.- Por el fin de la tortura y el maltrato. Organizaciones emiten una declaración conjunta en la que solicitan a la comunidad internacional que inste a Israel a respetar el derecho internacional en lo relativo a los derechos humanos de los presos y detenidos palestinos.
 
Para el ‘Día del Prisionero y Prisionera Palestina’, en solidaridad con los más de 6000 presos y presas palestinas que están en las cárceles del régimen de Israel.
Imágenes que despiertan la consciencia del mundo. Maltratos y torturas en el momento de la detención, durante los interrogatorios y a lo largo de su vida entre las rejas de las cárceles de la ocupación israelí.
La cifra de prisioneros políticos palestinos sigue aumentando. Persiste la legislación arbitraria que atenta contra la identidad nacional palestina.
En el último mes de marzo, Israel detuvo a más de 600 palestinos y palestinas, 95 eran menores de edad. La pasada semana murió otro palestino bajo detención de régimen israelí.
En territorio palestino ocupado prácticamente cada familia tiene al menos uno de sus miembros en cárceles israelíes. Un hecho que demuestra que la causa de los prisioneros es la causa de todo un pueblo y que la liberación de los y las presas es la liberación de toda Palestina.
El 17 de Abril de 1974, el preso político palestino, Mahmud Baker Hijazi, fue liberado. Ese mismo año, el Consejo Nacional Palestino declaró el 17 de abril como jornada de solidaridad con los presos y presas políticas palestinas.
Desde el año 2005 se conmemora el 17 de abril como el Día Internacional de Solidaridad con los Presos y Presas Políticas a nivel mundial.
En la actualidad, hay más de 6000 personas en cárceles y centros de detención israelíes, entre los que se encuentran miembros electos del Consejo Legislativo de Palestina y cientos de menores.
Desde el inicio de la ocupación, numerosos presos palestinos han fallecido dentro de las cárceles israelíes, han muerto por:
torturas
falta de atención médica
asesinatos posteriores a la detención y antes de ser ingresados en sus celdas
y otros tantos han sido asesinados mediante disparos dentro de sus celdas de detención.
Desde la ocupación Israelí de los territorios palestinos en 1967, se contabilizan UN MILLÓN detenciones.
La mayoría ocurren en los checkpoints, en la calle y en las propias casas en medio de la noche. Durante el proceso de interrogación están sujetos a procesos de maltrato y humillación.
En torno a 2000 prisioneros no pueden recibir visitas de sus familiares y 650 no tienen visitas desde hace más de cinco años.

La tortura dentro y fuera de las cárceles del régimen israelí es un hecho cotidiano para las personas palestinas, a las que además de negarles el derecho legítimo a sus tierras se les niegan arbitrariamente los derechos más básicos: como son el agua, la comida, la atención médica, la educación.
A pesar de las denuncias existentes al respecto, el régimen sionista, sigue actuando con total impunidad, cometiendo éstas y mayores atrocidades, incumpliendo una y otra vez los Derechos Humanos, sin que haya respuesta ni justicia al respecto.
A lo largo de estos años de ocupación y bloqueo palestinos detenidos en cárceles israelíes han protagonizado distintas huelgas de hambre reclamando el cumplimiento de sus derechos, muchos de ellos, encarcelados bajo detención administrativa.
La detención administrativa es una práctica basada en una ley de la época del Mandato Británico en Palestina (1920-1948) y viene siendo aplicada desde 1945.
Esta ley permite que las personas sean detenidas sin acusación formal, sin instauración de un proceso y sin juicio, y por lo tanto sin posibilidad de defensa.
En los últimos años Israel emitió más de 30.000 órdenes de detención administrativa.
El período inicial de la detención gira en torno de los seis meses. Terminado ese tiempo, la detención se renueva, manteniendo a las y los palestinos presos por años y años, sin que sepan de qué se les acusa y sin posibilidad de defenderse, ya que no se instauran procesos ni se realizan juicios.
La detención administrativa viola los más básicos Derechos Humanos. El Pacto Internacional sobre los Derechos Civiles y Políticos establece, en su artículo 9-2, la obligatoriedad de informar a toda persona detenida y en el momento de la detención los motivos de su prisión.
La IV Convención de Ginebra aclara que la detención administrativa es una medida extremadamente dura que las autoridades de ocupación aplican contra civiles que no responden a procesos criminales ni enfrentan procesos penales.
Al mismo tiempo, las fuerzas de ocupación y la administración penitenciaria israelí siguen haciendo caso omiso de las justas demandas de los prisioneros, que reclaman:
>El fin de la política de aislamiento
>El derecho de los prisioneros de la Franja de Gaza a recibir visitas de sus familiares (de las cuales se han visto privados durante años)
<La mejora en el tratamiento médico
>El cese de los cacheos invasivos que violan la dignidad humana de los prisioneros
>Poner fin a la política de detención administrativa.
El incumplimiento prolongado de las justas demandas de los presos palestinos en huelga de hambre pone de manifiesto una vez más el verdadero rostro del Estado de Israel como potencia ocupante, cuyo objetivo es destruir y quebrantar el espíritu y la dignidad de los detenidos.
Hacemos un llamamiento a todo el mundo, instituciones e individuos, a nivel local, regional e internacional, a tomar las medidas oportunas con el fin de salvar las vidas de los prisioneros y de forzar a Israel, en tanto que potencia ocupante, a respetar los derechos de los y las detenidas.
Hacemos un llamamiento para poner fin a la política israelí de detención administrativa, una forma de detención arbitraria que permite la detención de personas sobre la base de pruebas secretas, sin juicio alguno, y sin dar razones de los motivos de la detención ni a las personas detenidas ni a sus abogados.
Esta práctica no cumple con los estándares mínimos de justicia y es un ejemplo del flagrante desprecio que Israel muestra por las convenciones y normas internacionales, especialmente por aquellas que se detallan en el Derecho Internacional Humanitario y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Apoyamos la campaña de boicot en contra de G4S, empresa que provee servicios de gestión e instalación y mantenimiento de servicios de seguridad en las prisiones del estado de Israel y, por tanto, cómplice en las violaciones del Derecho internacional y los Derechos Humanos por parte de Israel.

Invitamos a apoyar y difundir el Movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), un movimiento inspirado en la lucha contra el Apartheid Sudafricano al que nos instarón desde 2005 cientos de organizaciones de la sociedad civil palestina.
¡¡¡Viva la Lucha del Pueblo Palestino!!!
¡¡¡Abajo la Ocupación!!!
¡¡¡Viva Palestina Libre!!<>

Joomla template by Joomlashine.com