México: La batalla por el agua: Constellations Brands contra Mexicali Resiste

(Por Jesusa Cervantes)

Manifestantes en el Centro Cívico de Mexicali. Foto: Sergio Haro.
Ciudad de México, 11 de agosto (Proceso).- Con todo el apoyo de los gobiernos federal, estatal y municipal, la cervecera estadunidense Constellations Brands instala una gran planta en Mexicali, aunque para hacerlo se haya valido de toda clase de trampas y maniobras oscuras.
Lo más grave, señalan los agricultores locales y las organizaciones agrupadas en Mexicali Resiste, es que la empresa requerirá para su funcionamiento de ingentes cantidades de agua, de un agua que se le va a escamotear a los campesinos y a los habitantes de la capital bajacaliforniana.
Pese a que ha habido suspensiones de obra y la cancelación de un acueducto, y no obstante sus dudosas licencias de construcción y de uso de suelo, así como una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) “condicionada”, avanza en Mexicali la construcción de la nave industrial de la cervecera estadunidense Constellations Brands, apoyada por las autoridades federal, estatal y municipal.
La tercera más grande cervecera de Estados Unidos pretende que su planta permanezca aquí al menos los próximos 50 años, durante los cuales consumirá 20 millones de metros cúbicos anuales de un agua que pertenece a los agricultores locales y a la población de la ciudad y del Valle de Mexicali.
Documentos –informes y correspondencia entre los implicados, de los que Proceso tiene copias– revelan cómo, sin estar facultadas para ello, desde el 20 de octubre de 2015 las autoridades locales comprometieron el agua de los mexicalenses, catalogada como de “uso doméstico”, y la han entregado a Constellations Brands.
Parte del agua, según esos documentos, se obtendrá de pozos y habrá “una probable negociación con los dueños” de los mismos “para comprarlos”.
Rigoberto Campos, de la Confederación Nacional Campesina, señala que haciendo una revisión de los “pozos” que se señalan en los documentos, detectó que son de jurisdicción federal, por lo que advierte que esa compra sólo puede ocurrir si “Enrique Peña Nieto los vende o el próximo presidente de la República los entrega por decreto”.
Diversos colectivos de la capital del estado, aglutinados a inicios de este año con el nombre de Mexicali Resiste y con el respaldo de por lo menos la mitad de los ejidatarios del Valle de Mexicali, lograron en febrero pasado la derogación de la ley estatal propuesta por el gobernador panista, Francisco Vega de la Madrid, y avalada por el Congreso local, que privatizaba los servicios del agua.
Hoy, ciudadanos y agricultores tienen como estrategia echar del estado a Constellations Brands y que se respete la cuota de agua para los mexicalenses.
El pasado 24 de julio, durante la visita de Enrique Peña Nieto al Valle de Mexicali, integrantes y simpatizantes del movimiento se manifestaron contra el mandatario federal y la cervecera estadunidense.
En otro de los frentes de resistencia y con el objetivo de “alcanzar” a Peña Nieto en su paso por otro de los actos oficiales, ejidatarios se plantaron afuera de la planta de Constellations Brands.
Pero el mandatario, resguardado por el Estado Mayor Presidencial y por policías federales, estatales y municipales, así como por tres vehículos –dos de la Secretaría de Marina y uno de la Defensa Nacional–, modificó su ruta para evitar ese plantón.
Tres días antes el gobernador Vega ya había ordenado el desalojo violento de integrantes de Mexicali Resiste que se mantenían en plantón a las afueras de la cervecera; tres de ellos fueron aprehendidos, pese a un amparo federal que prohibía su detención.
<>Permisos dudosos.
Según los documentos consultados por Proceso, seis meses después de que Constellations Brands le presentó al gobierno bajacaliforniano el proyecto de instalar en Mexicali una de sus plantas más grandes, éste ya negociaba la entrega a la empresa de parte del agua de la ciudad.
El 22 de abril de 2015, Economic Incentives Group informó a Vega de la Madrid su intención de desarrollar en Baja California “el proyecto denominado Gateway, para la elaboración, distribución y venta de productos de exportación en su ramo de alimentos y bebidas…”
Y expuso que como parte de los planes de expansión, el grupo, al cual pertenece BC Tenedora Inmobiliaria, S. de R.L. de C.V. (…), está “la instalación de una planta de producción con una inversión proyectada de 2 mil millones de dólares, 4 mil empleos indirectos en la construcción y mil directos en la operación”.
El informe establece “requerimientos básicos” del grupo, entre ellos “la disponibilidad y calidad del agua en la cuenca, cercanía con la frontera…”.
Respecto del agua destaca: “Se requiere para el desarrollo del proyecto, de al menos y por los próximos 50 años, un suministro de 20 millones de metros cúbicos anuales…”.
Una vez anunciadas las pretensiones de la empresa, el gobierno solicitó al Congreso local la autorización para desincorporar los terrenos al estado para luego vendérselos a la cervecera.
Pero aun antes de que el Congreso diera su aval –con 16 votos a favor y dos abstenciones–, el organismo encargado de administrar el agua de la ciudad de Mexicali firmó un contrato con la cervecera.
Aunque Gateway se presentó bajo la firma de Economic Incentives Group, aquí participan varias razones sociales.
Por ejemplo, para adquirir los terrenos está BC Tenedora Inmobiliaria; y para la elaboración de la cerveza, Tenedora Inmobiliaria de Coahuila, S. de R.L. de C.V.; es ésta con la que el municipio de Mexicali acordó la entrega del agua.
Lo anterior se revela en el oficio DG-0275/2015 que envió el director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali (CESPM), Francisco Javier Paredes Rodríguez, al representante legal de Tenedora Inmobiliaria de Coahuila, Abdón Humberto Hernández Martínez, el 18 de febrero de 2016 y donde deja al descubierto un contrato entre ambas instancias.
“En relación al escrito (…) el cual se refiere al contrato de suministro de agua entre la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali y Tenedora Inmobiliaria Coahuila, S. de R.L. de C.V., celebrado el 20 de octubre de 2015, donde nos hacen de su conocimiento del punto de entrega del suministro de los volúmenes de agua…”
En otro documento, aún más revelador, la apoderada legal de BC Tenedora Inmobiliaria, Norma Guadalupe Sustaita Nemiga, le informa a la secretaria de Protección al Ambiente de Baja California, Thelma Castañeda Custodia, que el agua para la cervecera se obtendrá de tres vías que la CEPSM le entregará:
“La CESPM pondrá a disposición de ‘el usuario’ en el punto de entrega, que para tal efecto se determine conforme a lo previsto en la presente cláusula considerando para ello 15,000,000 de metros cúbicos de agua del Acuífero del Valle de Mexicali y 5,000,000 de metros cúbicos de agua superficial (…)
Durante la vigencia del presente contrato (…) la CESPM mantendrá disponible para suministro exclusivo de ‘el usuario’, las cantidades referidas en el párrafo anterior conforme a los volúmenes a los que tenga derecho la CESPM, conforme a las autorizaciones gubernamentales a su favor.”
Luego el documento revela la tercera fuente de agua para la cervecera: la de la ciudad.
“Asimismo, para la etapa de preparación de sitio (movimiento de tierras), me permito adjuntar oficio No. DG-0275/2016 folio 248953 de la Subdirección de Obras de la CESPM de fecha 18 de febrero de 2016 donde se notifica sobre el suministro de agua con una motobomba conectada directamente del canal.
Para la etapa de construcción se construirá una línea de agua potable de 20 cm de diámetro (como primera etapa), suministrada del sistema de la ciudad”.
Y para mantener en la oscuridad la entrega del agua de la ciudad a la cervecera, la empresa le advierte a la funcionaria estatal que el contrato para el suministro del líquido es “confidencial”, como lo establece la cláusula decimotercera:
“Cada una de las partes acuerda que no difundirá a ninguna persona el contenido del presente contrato de suministro, así como de cualquier información que le sea proporcionada por cualquiera de las partes, afiliadas o subsidiarias”.
El citado documento es parte del expediente del Manifiesto de Impacto Ambiental que la empresa entregó al estado.
En la revisión de los documentos, el estado le advirtió que “se autorizó de manera condicionada el Impacto Ambiental para el desarrollo del proyecto Construcción y Operación Planta Cervecera”.
El condicionamiento es a la entrega de “la autorización o bien, la constancia de inicio de trámite ante la Comisión Nacional del Agua para la perforación de pozos profundos y de los usuarios del módulo de riego correspondiente para el abastecimiento del canal Lobo Norte”.
El 24 de febrero de 2017 el delegado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Francisco Cervantes Beltrán, informó en conferencia de prensa que no se han entregado nuevos permisos de agua a Constellations Brands porque no hay nuevos volúmenes de agua.
El único mecanismo para nuevos usuarios es que un titular se lo transmita. Y “hasta el día de hoy” no hay tal solicitud.
Rigoberto Campos explica a este semanario que los documentos revelan que las tres formas de abastecimiento son potestad federal y que por lo tanto la MIA debió entregarse a instancias federales –la Conagua o la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales–, “por lo tanto esa MIA es nula”.
Además, comenta, “el oficio firmado por Francisco Paredes, director de la CESPM, tiene dos irregularidades: una, que no tiene autoridad sobre aguas federales”, aunque la CESPM “la haya comprado, no la puede entregar”.
Y la segunda: “El cambio de uso de suelo es irregular, la prelación para la entrega de agua dice que en primer lugar está el uso humano y en octavo para uso industrial (como la cervecera), además tiene que existir el cambio de uso agrícola a uso industrial (porque los permisos de agua que pretende utilizar la empresa son para uso agrícola)”.
Respecto al cambio de uso de suelo, detalla Campos, no se debió autorizar “porque cuando ellos presentaron la MIA les hicieron seis observaciones, les dieron 20 días para subsanar y no lo hicieron”.
La MIA fue autorizada de manera condicionada por el estado el 15 de abril de 2016.
En cuanto a las coordenadas del lugar del que se extrae el agua para la construcción y que es del sistema de la ciudad, Campos y los ejidatarios revisaron las coordenadas y detectaron que se trata de agua federal para la ciudad de Mexicali “y, por lo tanto, tampoco el municipio la puede estar entregando”.
<>Apoyo federal a Constellations.
Pese a las irregularidades en el cambio de uso de suelo, de la MIA y de las autorizaciones para la entrega de agua, la construcción de la planta cervecera continúa y con ello, las irregularidades.
Por ejemplo, existe un módulo (el distrito de riego del Valle de Mexicali se compone de 22 módulos y cada uno tiene por lo menos 7 mil usuarios o agricultores), el 18, que es el que está vendiendo el agua para la construcción.
Campos explica que de los 22 módulos, 10 están contra la cervecera y 12 han desistido de las protestas. En el caso del módulo 18, éste vende en 12 mil pesos al mes a la empresa Constructora Gallego, S.A. de C.V., “extracción de agua en pipas”.
Proceso cuenta con una factura de venta para el mes de noviembre de 2016, pero fechada en enero de 2017.
Campos dice que se ampararán contra dicha venta porque el usuario del módulo 18 “es una persona moral sin fines de lucro”, y el agua no se debe vender, pero lo está haciendo para la cervecera.
En su intento de atender las demandas de la cervecera, el gobierno federal no sólo firmó contratos para la entrega del agua, sino que además intentó construirle un acueducto.
Pero los agricultores se ampararon en febrero pasado contra esa construcción. Durante el juicio y luego de dos suspensiones ganadas por los ejidatarios y el inminente fallo definitivo a su favor, el gobierno estatal comunicó a los contratistas la cancelación del acueducto.
Pero ello, aclara Campos, es sólo para la construcción del acueducto, no para la entrega del agua. Adelanta que se ampararán contra la venta que hace el módulo 18 y las irregularidades detectadas a las autoridades estatales y municipales.
La batalla legal contra la cervecera corre a cargo de los agricultores, en tanto que Mexicali Resiste se encarga de la presión social y los bloqueos.
El pasado 13 de julio, ante la llegada de seis tanques de 30 toneladas a Constellations Brands, Mexicali Resiste se plantó en la entrada de la cervecera para impedir el paso de la maquinaria procesadora de cerveza.
El 20 de julio las policías Federal, Estatal y Municipal intentaron desalojarlos, pero antes del operativo dieron marcha atrás. Sin embargo la noche del 21 de julio, policías municipales y estatales procedieron al desalojo para abrir paso a la maquinaria.
Luego de la visita de Peña Nieto, los jóvenes de Mexicali Resiste se instalaron de nuevo a las afueras de la cervecera, pues se espera la llegada de otros 30 tanques.
El traslado de los tanques hasta la cervecera fue autorizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, según consta en el permiso expedido el 20 de junio de 2017, consultado por Proceso.
El 15 de junio de 2015 Enrique Peña Nieto recibió en la residencia oficial de Los Pinos al presidente de Constellations Brands, Robert Sands, quien anunció una inversión de más de 2 mil millones de dólares para instalar, primero, una planta en Coahuila.
Y pese a que el entonces alcalde de Zaragoza, Coahuila, Leoncio Martínez Sánchez, denunció en 2016 que la misma empresa estaba dejando sin agua a los ciudadanos, la cervecera sigue su avance en México.
Este reportaje se publicó en la edición 2127 de la revista Proceso del 6 de agosto de 2017.
http://www.proceso.com.mx/498510/la-batalla-agua-constellations-brands-contra-mexicali-resiste <>

 

Joomla template by Joomlashine.com